Inicio

Acabo de caer en la cuenta de que Canelito y Barriguito pasan muchas horas durmiendo. No hay duda, les encanta dormir. De hecho, los gatos pasan entre doce  a  dieciocho horas diarias en los brazos de Morfeo. Las razones de estas grandes siestas son múltiples. La primera, son muy listos y ningún gato gasta  energía sino obtiene ningún beneficio a cambio. Ellos son así de listos,  y estos no lo son menos.

26-siestuqui

Duermen tanto de día como de noche. Aunque, Canelito y Barriguito descansan más durante el día. Son cazadores nocturnos, y aunque pasen ratos con los ojos cerrados de madrugada, están más activos. Sobre la una, su mami se va a   la cama, y ellos me siguen. Se coloca cada uno en una mesita de noche, pendientes del desarrollo de los acontecimientos. Porque para que no se hagan daño, jugamos mucho sobre la cama. Entre los cojines escondemos sus presas favoritas, bolígrafos y un cinturón de cuerdas de esparto, que les encanta cazar. Por eso, no tienen claro sí es la hora de dormir o de jugar. Incluso, como te muevas más de la cuenta, se te lanzan encima, ya que debajo del edredón puede haber unos pies, que ellos en su imaginación convierten en un ratoncito. Cuando ya ven que no hay movimiento, entonces, Canelito se va encima de la almohada,  y me da su patita, y duerme un ratín. Hasta que se levanta a comer y a maullar a las ventanas o las puertas para salir.   Nunca  sus súplicas  han sido atendidas,  pero, él sigue intentándolo.

26-cane.dormidito

Barriguito, mientras, se va a los pies a lo cama, y allí se echa una siesta, hasta que su hermano lo despierta para sus aventuras nocturnas. Después,  ambos esperan pacientes a que su mami se levante, y entonces, comienzan sus rondas mañaneras, hasta que llega el mediodía, y  de nuevo, son atrapados por Morfeo hasta bien entrada la tarde.

26.barri-siesta

 Los gatos,  a pesar de que llevan siendo compañeros de vida de los humanos desde hace más 9.500 años, nunca han perdido sus instintos, y consideran que dormidos, en un lugar seguro, no se meten en líos de cara a sus depredadores.

A esto hay que unir que la hormona del crecimiento, tan sólo la libera cuando están durmiendo. Y se nota que Canelito y Barriguito han liberado mucha en este casi primer año de vida.

26-enanos

Finalmente, tampoco, nos podemos olvidar de otros factores que determinan estas largas siestas, el calor. En verano, duermen más porque  las altas temperaturas los aletarga. De hecho, Pichito que siempre estaba encima mía, y compartíamos mantita en el sofá, cuando llegaba el estío, ni se me acercaba. Y todos los veranos, me tenía que acordar del anterior para no preocuparme, y evitar pensar que estaba enfermito. Con tanto pelo, no pueden sudar, y  les cuesta eliminar el calor. Y por supuesto, la edad, cuanto más años, más duermen, porque están más tranquilitos. Aunque, en el caso de estos pillos, para eso aún falta. De todas forma, siempre que los veo dormir, y está comprobado que sueñan, me pregunto lo mismo, “qué soñarán … con lindas gatitas, con montañas de comida blandita o con millones de papelitos o palomas…”

Escriba su comentario
















Trackbacks