Inicio

Desde que llegó Pichito a mi vida, en abril de 2000,  y ahora con Canelito y Barriguito no he parado de preguntarme porqué  los gatos nos fascinan hasta el punto de que muchos humanos los adoramos. Y no debo ser la única que lo piensa,  ya que  a Lucy Maud Montgomery, autora de Ana de las Tejas Verdes,  se le atribuye la frase “A mí me gustan los gatos, pero nunca he tenido ninguno. Son demasiado exigentes, piden demasiado. Los perros no quieren más que amor, pero los gatos exigen adoración. Nunca han superado la costumbre de ser dioses en Bubastis.”  Es más, se sabe que los antiguos egipcios cuando morían sus gatos se depilaban sus cejas en señal de luto, incluso, si alguno mataba a uno, lo pagaba con su vida. Por eso, buscando alguna respuesta he encontrado alguna pista.

pichito

Entre ellas, según el noble  galo,   Guillermo de Aquitania ,”La elegancia quiso cuerpo y vida, por eso se transformó en gato.” Pero, también, entre las razones puede estar la dada por el filósofo y músico franco-alemán,  Albert Schweitzer,“El hombre tiene dos medios para refugiarse de las miserias de la vida: la música y los gatos.” Cita que comparto al 100 por cien, puesto que los tenemos la suerte de vivir con estos felinos sabemos de los beneficios mentales que nos aportan. Incluso, el escritor romántico francés, Víctor Hugo,  dijo sobre  ellos, “Dios hizo el gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar un tigre.”

27-canelillo

Pero, quizás la clave también puede estar en las palabras del primer ministro de Reino Unido, Winston Churchill,  ”Los perros nos ven como dioses, los caballos como a sus iguales, pero los gatos nos miran como si fuéramos sus súbditos”. Era tanta  su  admiración  que  siempre  compartía  su vida con uno, incluso, hasta sus últimos días. En agradecimiento lo incluyó en su testamento. A todos les puso el mismo nombre, Jock I, Jock II…Curiosamente, su compañero inseparable estaba presente en los Consejos de Defensa. Y cuando los bombardeos de Londres, una de sus mayores preocupaciones era que su gato estuviera a salvo.

27-barri

Y desde luego, también, suscribo la reflexión, que es la que  más me ha dado que pensar,  del poeta australiano,  Pam Brown,  “Un gatito transforma el regreso a una casa vacía en la vuelta al hogar.”  Desde luego, yo lo siento así, y seguro que muchos más.  Mi Pichito, Canelito y Barriguito son el alma de mi casa. Aunque, algunas veces, piense como  Paul Gray,  un compositor heavy metal, “Los gatos son amos amables, mientras que recuerdes cuál es tu propio sitio.”  A pesar de todo, habrá que concluir con la genialidad de  Leonardo da Vinci,  ”El más pequeño gato es una obra maestra”.

27-arte

Escriba su comentario
















Trackbacks