Inicio

Todos los días se aprenden cosas, y hoy no va a ser menos. De hecho, me hago eco de una leyenda gatuna que desconocía por completo. En el Islam los gatos son considerados como animales puros, y merecedores, según su profeta, de ir al paraíso. De hecho, Mahoma siempre vivió rodeado de  felinos.  Cuentan  que un día, su gata predilecta Muezza se quedó dormida sobre la manga de su túnica. El fundador de esta fe tenía que marcharse, y no quería molestarla. Por eso, cogió una tijera y recortó la tela de su ropajes. Al volver, la gatita lo recibió con mucha alegría, mostrándole su agradecimiento por haberla dejado descansar  tranquila. Entonces, Mahoma le otorgó a los gatos la gracia de caer siempre de pie, y por supuesto, entrar al maravilloso paraíso islámico. Ahora, viene la pregunta del millón, para un gato qué  será el paraíso. En el caso de Barriguito, lo tengo superclaro, un lugar lleno de bolígrafos pompones,  sin que nadie se los quite.

01-barri

Para Canelito, seguramente, como es muy machote,  será estar agasajado por 7 gatas vírgenes, y por supuesto, toneladas y toneladas de comida-chuchés.

whiskas-que-rico

Y si aburren un rato de tanta paz, pues irse a cazar palomas de tejado en tejado.

01-patas

Escriba su comentario
















Trackbacks