Inicio

No hay duda el  calor  ha llegado, y con él, algunas precauciones para que nuestros gatos pasen un estupendo verano. Lo sé porque Canelito y Barriguito se pasan el día tirados en el suelo, buscando un lugar estratégico donde les dé una ligera corriente de aire. Están casi todo el tiempo durmiendo, y cuando llega la noche, el fresquito, se espabilan y entonces, les da la locura de querer jugar  sin parar hasta el punto que cuando estamos en la cama nos muerden los pies, y sigues sin hacerle caso,   intensifican su ataque, y te tiran bocados en el culete.

24-cane

Los gatos suelen tolerar mal el calor, porque tienen pocos mecanismos para combatirlo. Únicamente pueden sudar por las almohadillas de sus patas  y lamerse con mayor frecuencia para intentar bajar su temperatura, pero, nada más. A parte por sus propios hábitos de vida necesitamos que en verano pongamos un poco más de atención en sus cuidados, por ejemplo, con su comida.

24-ambos

Así que, ya sabéis cuidado con las ventanas y balcones, porque en un descuido se pueden caer. Pero, además, ojo con los sobrecitos de comida húmeda, con el calor fuera de la nevera, se estropean antes, y esto puede provocarles algún problema intestinal. Y si es pienso, se pone rancio  antes. Obviamente, échale poca cantidad en su comedero, y de esta manera, evitaremos esta situación. Porque como no le gusta, con lo delicados que son, no comerán. Y con el agua les ocurre lo mismo, que hay cambiarla con mayor frecuencia para que siempre esté fresca.

24-dormidito

Por otro lado, el calor, también, favorece la proliferación de parásitos tanto externos como internos, por lo que hay que desparasitarlos, sobre todo, si salen fuera de casa. Finalmente, no te pases con el aire acondicionado, ya que todos podemos acabar  resfriados, incluidos ellos.

Escriba su comentario
















Trackbacks