Inicio

Hacía unos meses que por desgracia nuestro Pichito nos tuvo que dejar, y lo echaba tanto de menos que pensé que la mejor manera de recordarlo era adoptando a otros hermanitos.  En cierto modo, una manera de agradecerle su generosidad y amor incondicional, devolviendo a otros gatos una milésima parte de su cariño.

El mejor regalo que la vida me dio

Pichito

 

Así que a través del Facebook, y de rebote, como suele ocurrir en estos casos, me enteré que muy cerca de donde vivimos había una gata que estaba a punto de parir, y nos pusimos en contacto con su mami-comadrona. El 9 de marzo  de 2012 llegaron al mundo, estos dos personajes. Enseguida me encariñé. Así que un domingo, cogí  el coche, y fuimos a conocerlos. Allí vivían con once bebés más, y dos mamis.

 

Éste es Canelito, le pusimos su nombre, por su color. Un mes tenía entonces. Como nos engañó aquel día, se escondía de nosotros todo el tiempo, y parecía tan tranquilo y sumiso. Qué ingenua…

 

 

Y éste es Barriguito, su nombre por ser un gato negro con la panza blanca. También, nos tomó el pelo bien. Se mostró muy nervioso, y listo. Incluso, se atrevió a hacerme carantoñas. Pero, la realidad es que es supertranquilo, con ataques esporádicos de locura. Su carácter está definido por su enternecedora torpeza y prudencia.

A las dos semanas su comadrona, llamó a la puerta, y tachán: llegaron a casa.

Barriguito no sabía comer pienso aún, pero, Canelito desde el minuto cero, se fue en busca de él, y de todo lo que se ponga por delante. Es un tragón. Lo que no ha cambiado son sus juegos.

 

Poco a poco fueron creciendo. Y Barriguito se fue poniendo gordo, pero gordo. Vamos, echando un culete.

 

Y Canelito, sin darnos cuenta, se fue convirtiendo en el mandón de la casa.

Hasta el punto que se les quedo pequeña su camita.

Incluso, ya no los dejo salir al balcón porque me trepan la tela metálica, que les puse por seguridad.

Ahora son unos gamberros adorables. Acaban de cumplir los 6 meses. En este tiempo les ha dado tiempo hacer unas cuantas trastadas. Barriguito se tiró encima una ensalada. Canelito se ha comido varios auriculares del móvil. En fin, tienen sus cosillas. Pero, se las perdonamos todas.

5 responses


¿Quiere comentar?

Comments RSS and TrackBack Identifier URI ?

Preciosos!!!!

13 septiembre, 2012 21:00

La verdad, que sí son muy graciosos. Pero, mi primer gato era supersimétrico, y para mí eraes el más guapo. Muchas gracias, ya iré subiendo más foticos.

13 septiembre, 2012 21:04

Bonita historia, y bonitas imágenes. Yo también tengo dos trastos en casa, aunque en nuestro caso es el señor naranja el que ha echado culo gordo. A disfrutarlos.

14 septiembre, 2012 7:45

Encarni, te deseo lo mismo, que los disfrutes. Y, espero conocer a los tuyos, algún día, aunque sea en fotos, jejeje.

14 septiembre, 2012 8:43

Aquí hay algunas:
http://instagrid.me/emarmolg/

15 septiembre, 2012 16:43

Escriba su comentario
















Trackbacks